Escrita por: DaNIEL PADRON



Hola mis queridos querubines (permitan que me dirija a ustedes con este particular adjetivo ya que siempre me ha parecido encantador) hoy me gustaría comenzar con una pequeña pregunta:

 ¿Los prefieren planos o redondos?

Y no me refiero a los senos (pero si lo pensaste deberíamos tener una apasionante discusión en los comentarios), me refiero a los personajes, mi querido querubín. Verán hace algún tiempo cuando revisaba internet una de las críticas más comunes al anime eran los “personajes planos” y la necesidad de más “personajes redondos”.  Dícese de los personajes planos aquellos que pueden ser definidos con una frase, una palabra o unas pocas características. Normalmente son  los villanos de la historia, son gente que es mala simplemente porque sí, no hay un gran misterio detrás de ello y en ningún momento de su vida se han cuestionado la responsabilidad moral de sus actos porque… “Son malos”, ¿Ven? Simple.

¿Ser un respetable líder de gimnasio? !Jamas!

En contraste, los personajes redondos están hechos con más detalles, tienen historias dentro de sus historias, motivos que los han llevado a ser las personas que son hoy en día, construyendo niveles enteros de personalidad en los que albergan miedos, alegrías, virtudes y defectos. Todo eso hace que el personaje se sienta vivo e independiente de la historia que te está pasando en ese momento, como una persona viva, lo que nos ayuda a empatizar con el personaje haciendo que nos caiga mejor o peor dependiendo del caso.

Sin embargo crear un montón de personajes redondos es algo que requiere cierta cantidad de trabajo, el trabajo lleva tiempo y el tiempo es dinero.

Con esto en mente las productoras de anime prefieren gastar dos minutos en la creación de un personaje plano que gastar dos semanas en la creación de un personaje redondo. La industria del anime está plagada de personajes planos (sí, triste lo se) que simplemente son “la amiga de la infancia” “ el protagonista badass” “la chica fuerte” “el mejor amigo del protagonista” “el chico muy malo”. Personajes necesarios pero que pueden volverse repetitivos e incluso aburridos. 

Ahora sí, regresando a tu respuesta,  seguro has optado por la opción 2, ¿verdad? Los prefieres redondos… (Si no te dio gracia disculpa por eso). hace algún tiempo atrás yo hubiese estado de acuerdo contigo, sin embargo, pasó algo:

Vi Kiss Note.


Sé que el nombre del anime es Renai Boukun, pero si ves el primer episodio siempre le dirás Kiss Note, créeme. Regresando al tema, las series de anime siempre han sido criticadas por sus personajes planos, una crítica merecida en unos casos y una vil mentira en otros.

El protagonista de Kiss Note (Seiji) es… un cliché, es un personaje plano cuya característica única y principal es que “es un buen tipo” una persona común y corriente al extremo, pero de verdad extremadamente simple no tiene: pasatiempos, aficiones, metas en la vida, oscuros secretos y hasta el momento ningún pasado trágico que lo llevara a ser tan buena persona. Seiji es simple, pero tan simple que puede llegar a ser inútil (lo siento Seiji, pero es la verdad). De hecho la historia nos deja tan en claro la simpleza del protagonista que nos identificamos con él sin necesidad de contarnos una emotiva historia o explicarnos su anhelado sueño. Nuestro protagonista es simplemente alguien normal como tú, como yo o como el chico ese con el que compartes el asiento en el autobús, no ese raro con abrigo y mirada sospechosa si no el otro más normalito.

Las cosas que tiene que soportar la gente pobre.

Esto de alguna forma juega en su contra pues todos los personajes que lo rodean son increíblemente profundos (bueno… son pequeñas variables de algunos clichés clásicos pero se sienten profundos chicos) con una compleja red de emociones, pasatiempos, habilidades y pensamientos que pueden llegar a contradecirse sin llegar a ser ilógico, todo en un paquete de 12 capítulos (tampoco esperen tanto). Por esto observando el desarrollo de la historia un oscuro pensamiento surgió en mi mente: 


¿Si elimináramos al protagonista la historia sería mejor? 


En teoría la respuesta sería un rotundo “SÍ” después de todo nuestro querido protagonista más plano que una tabla no parece ser útil, pero he de admitir que la gracia de la serie se perdería un poco. Aunque sea un inútil sigue siendo el protagonista y he de admitir que cumple muy bien su trabajo de mover la historia o de reaccionar de forma cómica cuando la historia se mueve porque lo único que necesita es, irónicamente, “quedarse allí y verse bonito” para que las cosas sucedan. Entonces quizás la solución es simple: ¿Y si nuestro Seiji fuera un protagonista mucho más profundo, completamente redondo?… La verdad es que no me molestaría si en algún momento eso pasara, pero tampoco me molestaría que eso no pasara. 

¿Me contradigo? 
Todo el tiempo, mi querido querubín por eso escribo en este blog para que quede registrado. Verás, Seiji no es un personaje plano porque al autor del manga le diera flojera desarrollar a este personaje (o al menos espero que no fuera el caso), Seiji es un personaje plano porque de esta manera funciona mejor para la historia por varios motivos. Para comenzar Seiji es una página en blanco para que sea fácil identificarnos con él e incluso soñar con que somos él, meternos a nosotros mismo en la historia y fantasear con estar rodeados de hermosas mujeres profundamente enamoradas de nuestra persona, ya saben “el sueño”. Sin embargo, una vez que nos identificamos con Seiji nos damos cuentas que su página no está completamente en blanco pues su personalidad se puede resumir en una frase “es un buen chico” tiene una ligera cantidad de virtudes es amable, valiente y honesto.

Mira que cara mas honesta

Antes de que los menciones... lo sé, esas cualidades son bastante cliché, pero seamos sinceros son cualidades que a todos nos gustaría tener en la vida real (o que alguien más tuviera en la vida real) y al identificarnos con Seiji de alguna manera subconsciente te das cuenta que tú también puedes ser como él, te inspiras a ser un poco más amable, valiente y honesto. Pero no solo esto, ¿recuerdas que te comente que los personajes que rodean al protagonista eran mucho más redondos y están mucho más desarrollados? Pues esto se acentúa cuando nuestro protagonista está cerca. Es decir, que nuestro personaje plano hace que nuestros personajes redondos resalten mucho más, justo como la sal. 

Para ponerles un ejemplo: Varios de los personajes son muy violentos y eso no es algo raro dentro de un anime pero no es hasta que aparece Seiji, un chico muy tranquilo, que la violencia de los personajes destaca, por otro lado tenemos también el típico grupo de amigas que son muy torpes y como esta es una serie cómica sus tonterías pueden pasar como algo ordinario hasta que llega Seiji, que es un tipo medianamente sensato, haciendo destacar la falta de sentido de sus acciones. 

Es verdad Yuzu no tienes sentido

Porque es muy sencillo cuando ves ficción es fácil olvidarte de lo exagerada que son las actitudes de los personajes y en cierto sentido eso es algo bueno, pero cuando quieres hacer comedia a un nivel absurdo es mejor tener un ancla que te recuerde lo irreal que es la situación.

Con esto en mente, hay que destacar que los personajes planos no son necesariamente malos. La verdad es que he visto Kiss Note (sí, le diré así) y me he divertido, ha sido muy gracioso, cada una de las heroínas me ha encantado, me he enojado con su protagonista, pero también le he terminado agarrando cariño. La historia funciona y al final de cuentas:

¿No es esa la idea?


Aun así esta no es más que la humilde opinión de este servidor ;)

{ 1 comentarios ... read them below or add one }

- Copyright © La Fede Reseña - Basado en Gorilla Coding - Blogger - Rediseñado por OnionSoda y Vene para La Fede - Diseño Original de Johanes Djogan -