Escrita por: Krainzan


Houseki no Kuni ha sido la sorpresa de la temporada. ¿Quién habría esperado un anime de tal calidad siendo animado en 3D? lo cual ya de por sí es un estigma en la industria. Pero no solo es divertido de ver y disfrutable, sino que también toca temas filosóficos interesantes.
Ahora, yo no soy filósofo y no tengo muchos conocimientos al respecto, pero hoy quisiera hablarles de la identidad que tenemos cada uno de nosotros. Obviamente, habrá spoilers del anime en este artículo. Aclaro que usaré pronombres masculinos ya que muchos de los personajes se refieren a ellos mismos en masculino.

Supongo que tendríamos que empezar hablando del tema que está en el título, la Paradoja de Teseo:
Creo que todos conocemos a Teseo, el héroe griego que derrotó al minotauro. Luego de su triunfo, él regreso a Atenas en un barco antiguo al que se le iban cambiando las tablas estropeadas y podridas por nuevas y más resistentes, a tal punto que se podría decir que el barco no era el mismo. Entonces, los filósofos de la época se plantearon una pregunta: ¿El barco sigue siendo el mismo o acaso es otro diferente? Y si se toman esas partes estropeadas y se arma otro barco con las mismas, ¿cuál es el verdadero barco de Teseo? ¿Es acaso al que se le fueron cambiando las partes? ¿Es el que se armó con las partes viejas? ¿O acaso ya no existe?
Otro ejemplo podría ser el de una escoba a la que se le rompe el palo. Uno normalmente lo cambia, ¿verdad? Y si se pierde el cepillo o ya no sirve, también se lo cambia. Entonces, ¿es la misma escoba? Una de las soluciones propuestas por Aristóteles es que mientras que ese objeto tenga la misma forma y el mismo fin u objetivo, sigue siendo el mismo aunque se cambien los materiales con los que está hecho.

Estas son cuestiones que vemos en Phos, el protagonista de la serie. Él pierde partes de su cuerpo y con ellas sus recuerdos. Recordemos que su mismo ser está relacionado al material del cual está formado, es lo que le da su nombre: fosfofilita. No solo es perder las piernas o los brazos, es perder lo que te hace uno mismo, es perder tu identidad. Al perder esto, el material por el cual está formado y sus recuerdos, llega la pregunta de si Phos sigue siendo Phos.

¿Qué nos hace ser nosotros mismos? Nosotros también cambiamos. A excepción de las neuronas, todas nuestras células cambian en un periodo de aproximadamente siete años. ¿Seguimos siendo los mismos? ¿Acaso esa pequeña parte que no cambia es lo que nos hace seguir siendo nosotros? ¿Qué hace que Phos siga siendo el mismo? ¿Esa pequeña parte que aún le queda? ¿Su conciencia? 
Durante el transcurso de la serie, sus partes son reemplazadas por mejores materiales que le dan habilidades que no tendría si siguiera con su cuerpo original ¿Pero a qué precio? Aun así, esto le da un propósito en la vida, ahora puede unirse a la lucha junto a sus compañeros. Pero entonces hay que cuestionar la solución de Aristóteles, los brazos de Phos son capaces de cambiar de forma, además de que no están compuestos por el mismo material del que originalmente estaban hechos. No solo eso sino que se podría decir que Phos ya no tiene el mismo fin, ya que pasó de registrar una enciclopedia a luchar con las demás gemas, lo que nos hace plantear de vuelta si estamos ante el mismo Phos.
Esto solo hace que surjan más preguntas, ¿Vale la pena cambiar para pertenecer? ¿Qué tan lejos estás dispuesto a llegar para cambiar? ¿Sigues siendo tú mismo si cambias? ¿Qué significa ser uno mismo? Ninguna de las posibles respuestas que tengan estas preguntas es acertada o equivocada, aunque estoy seguro que si le preguntas a Tumblr vas a tener muchas respuestas que dirán que tienes que “ser único” y “no cambiar para pertenecer”



His smile and optimism... gone.















Puede que tu conciencia sea lo que siga interpretándote como uno mismo, entonces es cuestión de la definición de identidad que tenga cada uno. ¿Phos va a seguir siendo Phos si sigue perdiendo partes de su ser? Y si naciera otra gema hecha de fosfofilita o tomáramos las piezas que Phos perdió y creáramos otra forma de vida con ellas, ¿Cuál sería el verdadero Phos? 
La historia de Phos es una de pérdida y cambios. ¿Cuánto más puede resistir este joven de apenas trescientos años antes de dejar de ser quien una vez fue, si es que aún lo sigue siendo? ¿Acaso Phos ha desaparecido o desaparecerá? ¿Acaso cambiar significa “matar” nuestro yo anterior? 
Phos es uno de los personajes más interesantes que he visto en un buen rato, es un ejemplo viviente de preguntas que no tienen respuestas correctas o equivocadas. Que nos hace plantear quién somos y quiénes seremos mientras inevitablemente cambiamos en el transcurso de nuestras vidas.

{ 1 comentarios ... read them below or add one }

- Copyright © La Fede Reseña - Basado en Gorilla Coding - Blogger - Rediseñado por OnionSoda y Vene para La Fede - Diseño Original de Johanes Djogan -