Escrita por: guy wholikesanime



INTRODUCCIÓN

Parasyte está basado en un manga seinen de fines de los años 80s y principios de los 90s, y fue adaptado por MadHouse entre el 2014 y el 2015. El director es un tal Kenichi Shimizu, pero no vale la pena hablar de él. Sólo hizo una muy mala película de los Vengadores y apenas está dando sus primeros pasos en la industria. Sin embargo tanto el material original como la gente a cargo parecían suficientemente buenos por lo que no había razón para desconfiar de que esta serie no fuese a serlo.

El protagonista de nuestra historia es Shinichi un adolescente completamente normal que parece una copia descarada de Peter Parker. Una noche un extraño gusano se mete en la mano de Shinichi y esta cobra vida propia. Sus dedos se conviertes en ojos y cuchillos, y le aparece una boca en la palma. Ahora Peter debe convivir con este extraño ser alienígena que vive en su mano derecha, pero toda la joda del asunto pasa por el hecho de que “Migi” no es el único parásito que anda suelto por el mundo.



ARTE Y ANIMACIÓN

Me encantaría poder decir que Parasyte es una obra maestra en cuanto a su calidad audiovisual, pero no puedo porque realmente no lo es. En lo que al arte se refiere me gusta mucho, tanto los diseños de los personajes como los escenarios, están muy bien hechos y logran generar la atmósfera que el anime necesita para funcionar. Los efectos especiales están también competentemente usados, y la serie es capaz de mostrar el gore de forma efectiva pero sin llegar a desagradarme o forzarme a mirar lejos de la pantalla. La animación es muy buena, la mayor parte del tiempo. Palabra clave: LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO. Al momento de las peleas, mucho consiste en líneas de velocidad y personajes estáticos, lo cual se chupa una buena parte de la adrenalina y rompe con esa inmersión que la serie había logrado crear. Y después tenemos ese horrible CG que aparece de vez en cuando en mis pesadillas. Hablando de romper la inmersión ¿no? Sin embargo y a pesar de todas sus fallas, el diseño y la animación de Parasyte están muy por encima del promedio y la serie logra retratar tanto el mundo que quiere presentar como a sus personajes.


MÚSICA

No sé quien se ocupó de la música y tampoco me importa mucho. El dubstep le da una sensación bombástica que la serie no necesita. Se supone que es un thriller de horror psicológico pero la banda sonora crea esa atmósfera de serie de acción mega-adrenalínica que va totalmente en contra con el sentimiento que se pretende transmitir. Además hay un claro problema de dirección. Los distintos temas no están en armonía con lo que pasa en la pantalla. Los mejores momentos de la banda sonora, que se supone deben coincidir con las peleas debido a su ritmo excitante, no lo hacen, y se nota que no se le dio importancia narrativa, artística o de entretenimiento. Es un elemento que rompe con la atmósfera y saca al espectador de la inmersión.


HISTORIA

Pasando a lo importante, la premisa de la serie es muy interesante. Alienígenas que devoran humanos están ocultos entre nosotros creando su propia sociedad y masacrando sin que nos demos cuenta a toda la población del planeta. Como fanático del cyberpunk y los settings de ciencia ficción en general (además de amante de las historias que combinan horror, elementos psicológicos y misterio), Parasyte era obviamente muy atractiva. Y me alegra decir que estuve muy satisfecho con lo que la serie me dio.

La progresión de la trama no es particularmente única, de hecho es un tipo de historia que ya hemos visto varias veces. Sin embargo, el anime sabe manejar de forma muy inteligente los elementos que necesita para funcionar. El misterio se construye de forma gradual, y en lugar de bombardearte con giros y matando personajes importantes porque si, la serie elige cuidadosamente en que momentos dar vuelta el tablero. Así uno está siempre a la expectativa, mientras cada personaje actúa por cuenta propia en esta guerra entre dos especies. La serie combina eficientemente la acción, el misterio y el diálogo bien armado, y avanza con un ritmo alucinante que hace difícil dejar de ver.

Parasyte es además muy rica en contenido, y como todas las series que ambicionan (y les sale bien) es muy divertido analizar los temas que son presentados. Este es, por otro lado, un anime que tiene el foco puesto en sus temas más que en la acción o incluso en los personajes.



Ningún personaje es particularmente presentado como bueno o como malo. Los parásitos devoran humanos para sobrevivir y los humanos quieren sobrevivir. Bastante lógico que ambas partes se enfrenten entre sí. Pero yendo incluso un poco más allá, me parece que Parasyte logra retratar la esencia del conflicto entre el ser humano: todo el mundo cree tener la razón y estar haciendo lo correcto (o lógico), porque es lo que garantiza su supervivencia y lo que da una justificación moral, si se quiere, a sus intereses.

El tema de la humanización es el otro punto realmente fuerte que presenta el contenido de la serie. La idea de que no tanto lo que nos va pasando, sino mucho más la gente que vamos conociendo a lo largo de nuestra vida tiene un impacto verdadero en nuestra forma de pensar, nuestros valores morales, nuestras ideas y fundamentalmente la forma en que percibimos a los otros seres humanos. Es además una historia de redención y de aprender a comprender las motivaciones e los demás y la lógica y creencias de aquellos con quienes entramos en conflicto, más allá de que eso no evite en conflicto en sí mismo.

Sin embargo, todo lo que dije de bueno se termina en el episodio 18. Es ahí cuando la historia termina de explorar los temas que había presentado y cierra el arco de uno de los mejores y más importantes personajes. Todo lo que hace que valga la pena y todo ese contenido maravilloso del que hablé antes se termina. Y lo que nos queda después son 6 episodios de acción, peleas y un poco de misterio poco interesante. Los últimos capítulos de Parasyte son aburridos. No es que sean malos en sí mismos pero carecen de cualquier importancia para la historia principal, cierran de forma muy pedorra los arcos de desarrollo de los personajes y no tienen todo eso que el resto de la serie nos daba para pensar.

A pesar de ello, la historia de la serie es grandiosa. La acción está excelentemente manejada, los elementos de misterio y horror se usan con un propósito claro, la comedia funciona, la riqueza de los temas es espectacular, y la dinámica entre los personajes está muy bien hecha. Es cierto, hay varios agujeros argumentales dando vueltas, pero no me parece que sean tan graves como para crucificar al anime por ellos.



PERSONAJES

A pesar de las muchas quejas y el odio que he oído y leído, los personajes de Parasyte realmente tocaron mi corazón (si bien también mis nervios de tanto en tanto). En general puedo decir que simpaticé con ellos además de ser uno de los casts más sólidos y mejor redondeados que he visto en este último año.

Como protagonista Shinichi me gusta mucho. Por un lado sigue el arquetipo de chico tímido y miedoso que quiere hacer todas las cosas bien, pero me gusta mucho esa motivación que tiene no de querer enfrentarse a los parásitos para salvar a toda la humanidad sino porque quiere proteger a la gente que ama y que no les pase nada malo. Además Shinichi odia profundamente a los parásitos, lo cual añade profundidad a su personaje y abre una muy interesante dimensión en su personalidad que el anime explora con eficiencia. Me gusta mucho también como Shinichi no siempre es el protagonista, y la serie se asegura de mostrarlo minúsculo al lado del conflicto en el que toma parte.

Murano es uno de los personajes que la gente no tardó en señalar como el peor personaje de la serie. No tiene ninguna incidencia real en la historia, no tiene una personalidad definida, no tiene trasfondo, y sólo existe como un motivador para el personaje principal. Dicho esto, Murano no es un personaje que me haya resultado irritante o desagradable, y en mi opinión, cumplió eficientemente con su rol como interés amoroso. Este es otro aspecto que la serie maneja bien. La trama romántica nunca tiene un lugar central, pero tampoco se descuida ni se deja de lado.



El resto de los personajes humanos fueron decepcionantes, no porque estuvieran mal hechos sino porque la serie los presentaba, les daba un rol importante dentro de la historia y después se olvidaba de su existencia. Kana, Yuuko, Mamoru, el detective, el padre de Shinichi, el alcalde, todos personajes muy interesantes que parecía podían llevar adelante historias paralelas muy buenas fueron completamente descartados, y en los casos más graves se dejaron enormes agujeros narrativos que no fueron cubiertos. Una lástima, porque el potencial de esos personajes secundarios era mucho.

Migi es el co-protagonista de la historia, el parásito que habita la mano de Shinichi. Como tal, Migi no entiende la lógica sentimentalista que sigue Shinichi, y su objetivo es preservar su vida (la de Shinichi) para proteger la suya. Migi es un ser mucho más simple y racional que el protagonista humano, y a pesar de su excelente sentido del humor su verdadero carisma no está dado por su personalidad sino por el desarrollo y crecimiento que tiene a lo largo de la serie. Migi es quizás el personaje del cast que más crece y con el desarrollo más sútil.

Ryuko Tamiya es el otro parásito importante de la serie. Su carácter y sus motivaciones se construyen gradualmente a medida que el anime avanza, y tiene un desarrollo muy profundo y sutil a través de la historia, y por eso se termina cimentando como el mejor personaje de toda la serie, opacando prácticamente a todo el resto del cast. Su arco de desarrollo es impresionante, y lo más interesante de todo el anime, y el cierre que le dan al personaje justamente en el episodio 18 es fantástico. Una vez terminado su arco, es cuando todo pierde fuerza. Ryuko era uno de los soportes más importantes de la historia, y cerrar su arco significó también perder una parte del interés del público.



CONCLUSIÓN

Hay mucha gente a la que no le gustó Parasyte. Para muchos, la serie perdía el foco con demasiada frecuencia y se arrastraba a si misma a un agujero, teniendo que cargar con personajes blandos y poco interesantes y con una presentación que no era particularmente espectacular. A muchos frustró los agujeros narrativos, los últimos episodios y la falta de trasfondo para la invasión de parásitos. Pero haciendo retrospectiva, y después de haber escuchado todas estas críticas, no puedo sino alabar a Parasyte. Es algo nuevo, fresco, que trae movimiento a una industria que lleva tiempo estancada. Por supuesto que no es perfecto, pero nunca vi un anime que hiciese todo absolutamente bien. Parasyte es bueno, quizás incluso una obra maestra, y si es capaz de hacerme pensar, con acción adrenalínica y temas inteligentes, le dedicó unos muy fuertes aplausos.


{ 1 comentarios ... read them below or add one }

- Copyright © La Fede Reseña - Basado en Gorilla Coding - Blogger - Rediseñado por OnionSoda y Vene para La Fede - Diseño Original de Johanes Djogan -