Escrita por: guy wholikesanime


Ping Pong the Animation

Premisa


Ping Pong the Animation está basado en un manga que me contaron que es muy bueno, pero por esas cosas de la vida no leí, y fue producido por Tatsunoko un estudio que, a pesar de ser muy viejo, tiene pocos trabajos importantes. De hecho es un estudio bastante irrelevante. Pero nada de eso importa porque el director es Yuasa Masaaki, uno de los grandes genios de la industria. Ping Pong, es su más reciente obra maestra, que se transmitió entre Abril y Junio del 2014.
La premisa es bastante sencilla. Peco y Smile son dos amigos de infancia, y los mejores jugadores de ping pong de toda su escuela. Todo el mundo tiene grandes expectativas para ambos, pero el mundo del tenis de mesa no es fácil, y ambos chicos tienen todavía mucho que aprender, tanto sobre el deporte como sobre ellos mismos.


 
Arte y Animación


“Experimental” supongo que sería la palabra apropiada para hablar sobre el arte y diseño de Ping Pong, aunque si conoces a Masaaki ya estarás acostumbrado a ver dibujos raros y un uso de efectos muy particular. A mí me fascina que el director se salga de la norma y en lugar de usar diseños de personajes y escenarios genéricos se arriesgue con algo retro y poco usual. La serie sin lugar a dudas tiene un aspecto muy personal y especial, y verdaderamente me gusta y me parece que queda muy bien tanto con el tono como con la atmósfera del anime.


La dirección es de primer nivel. Es espectacular tanto el cambio de perspectiva de los personajes durante las distintas escenas, los cortes de cámara en pantalla, la intensidad que le agrega a los partidos el movimiento de la cámara, esas escenas alucinógenas que aparecen de tanto en tanto, los cambios de filtro, la exageración de los movimientos y de la anatomía.


Sin embargo, y por más que me encanten el diseño, la dirección y el estilo de la serie, la animación sigue siendo promedio, y en muchos casos roza lo malo directamente. No nos olvidemos dos cuestiones muy importantes. Primero, Tatsunoko, aunque lleva muchos años en la industria, sigue siendo un estudio pequeño, y no tiene la capacidad de producción que tienen las compañías más grandes. Segundo, a pesar de ser extremadamente talentoso, los trabajos de Yuasa han tenido muy mala recepción comercial por lo que nadie está dispuesto a darle el presupuesto que le dan a Tetsuro Araki por ejemplo.



El movimiento es en general tosco y limitado, y tampoco hay mucho detalle ni en la estética ni en los cuadros intermedios, y aunque me fascina la idea detrás del uso de los efectos visuales, estos no son de gran calidad. Los fondos son también muy sencillos, y carecen de detalle o de mucho tratamiento.

Sin embargo, en manos de cualquier otro, esto se hubiese visto horrible, pero el genio detrás de la cámara logró mostrar una expresión particular y artística muy hermosa, que a pesar de sus fallas no expulsa bruscamente al espectador de la inmersión, y sumado a un maravilloso trabajo de dirección y competencia técnica, el anime terminó no sólo destacando entre un montón de arte genérico sino que también terminó viéndose genuinamente bien.



Música y Sonido

Todas las series de Yuasa tienen buena música, y ping pong no es la excepción. En este caso, sin embargo, me parece que juega un papel mucho más importante la dirección y la transición musical de escena a escena que la banda sonora en sí. Lo cierto es que hay muchos temas muy buenos, y hay otros que simplemente no encajan en el conjunto, particularmente esos arreglos de música electrónica.


Los efectos de sonido son excelentes, particularmente durante los encuentros. Cada vez que la raqueta golpea la pelota y la pelota pica en la mesa, la tensión sube más y más. Las actuaciones de voz son buenas, pero no particularmente destacables.



Historia


La verdad que no hay mucho para decir sobre la historia de la serie. Un montón de chicos jugando tenis de mesa y hablando entre sí. Ping Pong carece de la adrenalina explosiva, la comedia idiota, los pseudo-romances y la previsibilidad que hace tan populares a los shonens de deportes. Tampoco posee muchos momentos épicos o escenas particularmente impresionantes, con la notable excepción de la secuencia de Navidad. Como dije los encuentros deportivos de este anime no son en extremo bombásticos y no poseen los movimientos increíbles de otras series de deportes. No hay explosiones repentinas de talento, ni partidos perdidos de repente salvados por el power-up de un personaje. No me malinterpreten, esto no hace que los partidos sean menos tensos o menos emocionantes, de hecho, Ping Pong tiene encuentros deportivos enormemente emocionales y entretenidos pero no por su adrenalina, sino porque uno es consciente de lo que cada personaje se juega en cada partido y porque las motivaciones, relaciones y personalidad de los personajes son lo que realmente da interés a los encuentros.


En Ping Pong, es imposible saber quién va a ganar y quién va a perder. Este es el tema principal que presenta la serie. Muchas veces, a pesar de lo mucho que hayas trabajado, del talento que tengas, o de tus motivaciones, vas a terminar fracasando porque en el deporte hay siempre alguien que gana y alguien que pierde, cosa que se apoya en el hecho de que el ping pong es un deporte individual pero la serie tiene dos protagonistas. A pesar de ello, esta serie no es sobre el deporte en sí mismo, o sobre ganar y perder, sino sobre crecimiento y desarrollo personal. En este anime, el ping pong se usa simplemente como catalizador para explorar y trabajar a los personajes, algo que no había visto en las series de deportes por lo menos desde hace 30 años.



El ritmo de la serie tiene ese ligero problema que presentan, en general, las obras del maestro Yuasa. Toma cierto tiempo acostumbrarse a él, pero una vez que te engancha el ritmo acelera y te lleva a través de un frenesí emocional que incluye tristeza, alegría, adrenalina, y al final del día, un sentido de satisfacción y de placer por habernos quedado durante los 11 episodios. El final de la serie es magnífico, porque cierra de forma hermosa con todos los arcos de desarrollo de los personajes y al mismo tiempo nos deja la sensación de que todos ganaron, ya sea porque cumplieron su meta o porque descubrieron algo muy importante en el camino.

La historia de Ping Pong es buena. Es un acercamiento distinto a unos de los géneros más estancados del medio, usando simbolismo sutil y metáforas hermosas. Tiene un tema central muy interesante y no pierde el tiempo con fanservice o pandering otaku. Sin embargo, lo que realmente hace destacar a este anime por encima de todos los demás son sus personajes.



Personajes


El cast de Ping Pong es absolutamente espectacular. La complejidad, profundidad y caracterización de los personajes es algo que pocas veces vi en un anime, no es común encontrar una serie en la que todos los personajes sean multidimensionales. Como la mayoría de los trabajos de Yuasa, la trama se mueve adelante debido a los personajes. Ping Pong tiene el mejor, más emocionante, profundo y maduro tipo de drama: aquel que surge a partir de los personajes, y no que llega desde afuera condicionado por la historia.
Para una serie de tan sólo 11 episodios, Ping Pong presenta un cast de personajes de un tamaño considerable, y aún así logra desarrollarlos y presentarlos a todos de forma eficiente y sin parecer que esta todo apurado. Me encantaría poder hablar de todos y cada uno de los personajes como el entrenador Koizumi o el tipo que se le pasaba viajando por el mundo, pero por cuestiones del largo del video me voy a concentrar en los cinco personajes más importantes: Dragón, Akuma, China, Smile y Peco. Pero antes de hablar de ellos individualmente, deberían saber que todos comparten ciertos puntos comunes. Primero que nada, son todos chicos jóvenes muy talentosos en el ping pong, y todos tienen en mente el objetivo de ganar, simple y llanamente. Lo que varía esencialmente son sus circunstancias, sus motivaciones, la importancia que le dan al deporte, lo que creen que es más importante y la forma que canalizan la victoria y la derrota. Y por último está el hecho de que todos son bastante malas personas y se sienten incomprendidos, por lo que no sorprende que los demás los vean con ojos raros. Además, todas las catarsis de los personajes son emocionalmente fuertes y están muy bien logradas.


Kazama es considerado el mejor jugador de toda la serie, y su escuela es la más competitiva e históricamente la que siempre saca los campeones. Su apodo es Dragón, por su estilo de juego brutal y violento, y por el hecho de que se come vivo a todos sus contrincantes. De todos los personajes de la serie, ninguno es tan competitivo ni entrena tan duro para ganar como Kazama. Literalmente vive y respira Ping Pong. Desde su punto de vista, el deporte es lo único que tiene en su vida. Las motivaciones de Kazama son profundas y desgarradoras. Es un trasfondo triste, que saca a flote lo peor del personaje pero esto no me provoca rechazo o enojo, sino pena. Dragón no entiende ni le importan los sentimientos de los demás, es frío, duro, inexpresivo, y a la vez intimidante y brutal. Y sólo cuando tiene una raqueta en la mano libera sus emociones, enojo, frustración y tristeza, convirtiéndose en un monstruo destructivo. Su desarrollo y crecimiento toca tres temas fundamentales: no es bueno vivir aferrado al pasado, la gloria de ser el mejor no vale si uno se siente sólo, y obsesionarse con algo o alguien puede herir a quien más queremos.


Sakuma es parte de la misma escuela que Kazama, y lo considera a él como su máximo ídolo. Es además un amigo de la infancia de Smile y Peco. Le dicen Demonio no sólo porque es un juego de palabras con su nombre sino también porque tiene muy poco carácter, se enoja y frustra con facilidad, y constantemente provoca a los otros personajes, solamente por el placer del conflicto. Sakuma tiene quizás la historia más triste de todo el anime (y créanme que es difícil elegir al personaje con el arco más triste). En él se refleja la idea de que más allá de todo lo que se entrene o de lo mucho que se trabaje para ser el mejor, es muy posible que eso no sea suficiente, y que muchas veces el talento es más importante que el esfuerzo (algo muy deprimente si se piensa con cuidado). Esta es la razón por la cual se comporta como lo hace. Su desarrollo gira en torno a superar la frustración y, tal vez, a no rendirse frente a las dificultades.



Kong es fácilmente mi personaje favorito de toda la serie por un buen número de razones. Es uno de los mejores jugadores de toda la serie, pero tras haber fracasado en su país natal (China, de ahí su apodo) decide mudarse a Japón para poder triunfar nuevamente y volver con gloria. Kong es simple y llanamente un hijo de puta. Su talento sólo se compara con su arrogancia, y no está dispuesto a enfrentarse a nadie que no lo iguale en habilidad. Pero todo esto es simplemente una fachada para su frustración. Lo peor de estar en la cima es caer, y Kong cayó con fuerza. No es raro que deje su vida en los entrenamientos, que deje su vida en los partidos, ni que deje su vida por el ping pong. A diferencia de los otros personajes, Kong ya estuvo en lo más alto y ya probó el sabor de la gloria, y es incapaz de aceptar el hecho de que quizás no la vuelva a probar. El arco de su personaje es triste, sí, pero es también el más hermoso y emocionante. Muy parecido a Joe Yabuki, Kong evoluciona de un sorete monumental a una buena persona, precisamente porque cada fracaso le enseñó algo, y al final de la serie se para en lo más alto como el personaje mejor desarrollado.


Tsukimoto es uno de los protagonistas de la serie. Sus amigos le dicen Smile por el hecho de que nunca sonríe, pero otros le dicen Robot porque no muestra emociones y juega al ping pong como una máquina. Así es Smile, frío, solitario, aburrido. No parece tener carácter, no tiene amigos y de hecho dice que no le importa ganar o perder, que él sólo juega para divertirse, más allá de lo muy talentoso que pueda ser. Smile se contiene cuando juega, no le interesa humillar a su oponente y no está dispuesto a trabajar duro para ganar una medalla. O por lo menos eso es lo que aparenta. A medida que la serie avanza, sin embargo, Smile está cada vez más absorbido por el juego, y poco a poco va dejando atrás su blandura, y su desinterés. Lentamente, el deseo de ganar y de ser el mejor entra en él, y encuentra su motivación para perseguir la gloria. Es difícil hablar de su arco de desarrollo sin cometer spoilers así que simplemente lo dejaré para que lo vean ustedes mismos.

Hoshino, conocido como Peco, es el mejor amigo de Smile y es igualmente talentoso. Pero a diferencia de su amigo, Peco va por la vida riendo y cometiendo travesuras, y a diferencia de él, también, ama el ping pong y quiere ser el mejor. Pero es muy inmaduro. Para Peco, los que trabajan duro lo hacen porque no tienen talento, y como él es talentoso, no necesita entrenar o sacrificarse por el deporte. Pero a pesar de lo que habla, Peco se quiebra y frustra ante el más mínimo obstáculo, y aparece como el más infantil de los personajes, con toda su molesta angustia adolescente. Lo admito, al principio Peco es un mocoso arrogante que me provoca desagrado, pero por el final de la serie se presenta como uno de los personajes que más ha crecido.
La relación entre Smile y Peco, es lo que mueve hacia adelante la serie. Aunque al principio parezca algo trivial, sobre los últimos episodios vemos lo fuerte que es su vínculo y lo hermoso que es el contraste entre el robot frío y triste, y el mocoso alegre y apasionado. Pocos animes logran retratar de forma tan exquisita la amistad y éste es uno de ellos.



Conclusión

¿Qué más puedo decir sobre Ping Pong? Es una serie muy creativa con una presentación muy personal y artística, dirigida y escrita de forma espectacular, con una historia muy emocional que realmente me gusta. Es sutil, es madura, es dramática, y presenta uno de los mejores casts de personajes de la historia. Es algo nuevo que revitaliza un género que se durmió sobre clichés y arquetipos pedorros. No es algo que todo el mundo vaya a disfrutar porque no posee los elementos que hacen a una serie popular o fácilmente digerible, pero sí creo que todos deberían verla porque quizás puedan ver todo lo maravilloso que yo, y otras personas, pudimos disfrutar.



{ 1 comentarios ... read them below or add one }

- Copyright © La Fede Reseña - Basado en Gorilla Coding - Blogger - Rediseñado por OnionSoda y Vene para La Fede - Diseño Original de Johanes Djogan -